Pre Congress

Disfruta de dos días de yoga para todos, combinando clases de todos los estilos de yoga para adultos con actividades para niños, para que se introduzcan en esta práctica y empiecen a disfrutar de sus beneficios.

Más de 50 profesores que actualmente enseñan en los estudios YogaOne compartirán su amor por el yoga con clases de Hatha, Vinyasa, Asthanga, Iyengar, Dharma, Sivananda, Kundalini, Yoga Wheel, Rocket… e introducción al yoga. Para alimentar también la mente contaremos con charlas de nutrición, Ayurveda, Karma Yoga y prácticas de meditación y relajación. Y alegraremos el corazón con música y Bhakti yoga de la mano de la maravillosa voz de Carme Nalini.

VER PROGRAMA

Programa para niños

Los niños tienen en este evento un papel especial, les dedicamos dos espacios para adaptar las actividades por grupos de edad y contarán con un programa completo que incluye clases de Yoga, juegos, acroyoga , talleres de introducción al mindfullness y cuenta cuentos.

 
Preescolar e infantil Secundaria
9:00 a 10:30 Clase de Yoga para niños (Marta y Nerea) Acro Yoga (Joana y Jerzy)
11:00 a 12:30 Taller de introducción al Mindfullness (Natalia) Yoga Teatro (Angels)
13:00 a 14:30 Yoga padres e hijos (Joana, Marta)
15:30 a 16:45 Juegos de Yoga (Gisela y Nerea) Juegos de Yoga (Angels y Natalia)
17:15 a 18:45 Clase de Yoga para niños (Gisela y Nerea) Taller de introducción al Mindfullness (Natalia)

Un evento maravilloso para prepararte para el Global Yoga Congress con tus amigos y tu familia.


COMPRA TU ENTRADA

¿Cuáles son los beneficios físicos del yoga?

25 junio, 2018
beneficios-fisicos-yoga.jpg

Uno de los motivos que año tras año atrae a miles de personas hacia la práctica del yoga son los numerosos beneficios físicos que proporciona esta disciplina milenaria. Muchos de estos beneficios que el yoga nos regala están avalados por estudios científicos y, en consecuencia, médicos y terapeutas de diversas disciplinas recomiendan una práctica habitual y progresiva, adaptada a cada persona y a cada momento de su vida.

Evidentemente, el yoga no es una pócima mágica ni la solución a todos nuestros problemas de salud, pero existe un consenso generalizado acerca de sus efectos positivos sobre el organismo humano, que contribuyen a que alcancemos una mayor calidad y esperanza de vida. A continuación resumimos algunos de los más importantes:

Fortalece músculos y huesos

El yoga ayuda a fortalecer los músculos pero evita que se acumule ácido láctico en el cuerpo y no reduce la flexibilidad. Tener una musculatura definida protege los huesos, evita lesiones y previene enfermedades como la artritis.

En cuanto a los huesos, está demostrado que el yoga ayuda a reforzarlos y a frenar la pérdida de masa ósea. Además, es fundamental para prevenir lesiones y fracturas. Con el yoga también se consigue mejorar la postura corporal, algo que incide directamente en la salud de la columna vertebral.

Aumenta la flexibilidad

Más allá de avanzar en las posturas, la flexibilidad nos ayuda enormemente a evitar lesiones. Al empezar en el yoga, la falta de flexibilidad es uno de los aspectos que más dolores de cabeza provoca en el practicante, especialmente entre los hombres. Pero con constancia y aumentando progresivamente la presencia en las posturas, iremos mejorando de manera muy notable. A medida que aumenta la flexibilidad, desaparecen muchos de los dolores musculares provocados por las tensiones y por las malas posturas.

Alivia el dolor

Con una práctica bien adaptada, el yoga es muy efectivo al aliviar la mayoría de los dolores crónicos como el dolor de cuello, la artritis reumatoide, dolor de rodillas, lumbalgia, dolor de espalda crónico, ciática o fibromialgia, entre otros.

Nos mantiene jóvenes

Hay estudios recientes que sugieren que el yoga y la meditación pueden afectar al ADN, protegiéndolo del daño y también evitando y revertiendo los cambios negativos que afectan al proceso de envejecimiento del cuerpo, ya que tiene una incidencia directa sobre la actividad de la enzima telomerasa, clave para la proteger los telómeros en cada división celular. Estos beneficios también podrían evitar el deterioro cognitivo relacionado con la edad, especialmente cuando se combina con meditación.

Quema calorías

Probablemente este sea uno de los beneficios del yoga que más atrae al público general. Pero más allá de la estética, lo que más nos interesa es que en un estilo de vida saludable es importante mantener un cuerpo libre de sobrepeso. Algunas investigaciones han consensuado que la práctica del Vinyasa Yoga implica un gasto calórico promedio de 7 kcal/min, lo que equivale a quemar unas 507 calorías por hora.

Mejora la respiración

Uno de los puntos fundamentales del yoga es que nos enseña a respirar, más que correctamente, conscientemente. Sin contar con las diversas técnicas que presenta el pranayama, solo la práctica de asanas ya implica un control permanente de la respiración y, en consecuencia, una mejora sustancial en la oxigenación de todo el organismo. La respiración conocida como abdominal o diafragmática, que en la inspiración se inicia en el abdomen para continuar en la zona intercostal y terminar en la clavícula, y en la espiración sigue el recorrido a la inversa, incrementa la oxigenación de las células. Además, respirar de manera profunda y a un ritmo pausado ralentiza el ritmo cardiaco y relaja los músculos.

Refuerza el sistema inmunológico y equilibra el sistema nervioso

El yoga ayuda a reducir el nivel de cortisol, la hormona relacionada con el estrés, que como sabemos está íntimamente ligado a problemas de salud de todo tipo. Al incidir directamente en esta hormona, la práctica del yoga aumenta nuestra resistencia a enfermedades e infecciones.

Uno de los secretos del yoga documentado en numerosos estudios es que, al combinar posturas dinámicas con la relajación, resulta mucho más eficaz como herramienta para combatir el estrés que cualquier ejercicio de relajación que no vaya acompañado de ninguna otra práctica dinámica. De esta forma, además, se consigue mantener un equilibrio en el sistema nervioso.

Promueve la salud cardiovascular

Diversos estudios sostienen que el yoga combate la hipertensión y reduce los niveles de colesterol en sangre, lo que a la larga disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. También desciende la acumulación de grasa en las arterias y reduce la concentración sanguínea de interleucina-6, una molécula ligada a la respuesta inflamatoria del organismo y que parece estar implicada en los infartos, la diabetes tipo 2, la artritis y otras patologías.

Mejora el estado de ánimo en pacientes con cáncer

Aunque no hay estudios suficientes que demuestren un impacto determinante del yoga en pacientes oncológicos, sí que existe evidencia que indica que el yoga puede mejorar el humor y reducir la ansiedad, la depresión o el estrés emocional, así como aliviar el nerviosismo de personas con cáncer. Además, puede ayudar a reducir la fatiga en pacientes con cáncer de mama y supervivientes.

Para más información detallada, te recomendamos visitar la web del doctor Timothy McCall, especializada en explicar el yoga como medicina.